Innovación y administración renovada

Tú y yo estamos conectados. No importa nuestra edad, sexo, esfera social, país o idioma: en estas épocas la conexión es necesaria prácticamente para trabajar, estudiar, socializar… Hemos sobrepasado los límites territoriales; el mundo de hoy está creando nuevas formas de conectarnos. Creamos vidas paralelas con avatares y nos comunicamos a través de una pantalla. El acceso a la información se ha democratizado.

¿Sabías que aproximadamente el 85% de todo el crecimiento que tuvo lugar en la economía de Estados Unidos entre 1870 y 1950 puede atribuirse al aumento de la productividad gracias a la innovación? Y esto no es una anomalía: ha habido hallazgos casi idénticos en otras épocas.

Existe una clara diferencia, tanto en el crecimiento de los ingresos (11%) como en el del beneficio de explotación (22%), en favor de las organizaciones más innovadoras. Esto demuestra que las empresas innovadoras no solo crecen más rápido, sino que son más rentables.

Las tecnologías y sus evoluciones van desde la nube, big data, inteligencia artificial, redes sociales y movilidad, hasta la Internet of Things. Son facilitadores de la transformación o causas de las necesidades de adaptación, pues, aunque no te des cuenta, afectan tu comportamiento. También son aceleradores de la innovación y fomentan la necesidad de una mirada holística de esta revolución, que genera una nueva forma de ver el mundo y un cambio en la sociedad. Las empresas hoy tienen clientes más exigentes que piden velocidad, inmediatez, que nos gritan por experiencias y que viven a través de una pantalla. 

Lo que ha variado es el ritmo con el que debe ocurrir la innovación. Los días de desarrollar una ventaja competitiva que perdurará por décadas ya pasaron. En esta era exponencial, el ritmo de cambio requiere que las organizaciones generen rápidamente los tipos de ideas que les permitirán adoptar la disrupción digital y reimaginar todo lo que hacen.

En un mundo de límites borrosos de la industria, la innovación efectiva requiere que las empresas institucionalicen su capacidad para crear una cartera continua de ventajas en forma de innovaciones revolucionarias, en las que debes identificar los desafíos generales o las brechas que tu organización está tratando de superar. Observar el rendimiento pasado, actual y futuro proyectado y las tendencias que afectan a tu empresa o industria te ayudará a detectar estas brechas.

Definir la forma de cerrar brechas en una empresa es la base de tu estrategia de innovación, pues dependiendo de estas, la respuesta podría estar en una combinación de productos, servicios, modelos, procesos y capacidades comerciales, experiencias del cliente y modelos operativos novedosos.

La aceptación de los altos ejecutivos de toda la empresa es esencial para este proceso, pues los resultados son directamente proporcionales al compromiso de liderazgo. No solo debe haber acuerdo en que la innovación es importante para el éxito futuro de tu organización, sino que el proceso requiere un gobierno sostenido y un compromiso de recursos.

Además, necesitas las personas, procesos y tecnología adecuados para crear una capacidad de gestión de la innovación siempre activa, generando y otorgando a las ideas un valor comercial. Esto te ayudará a adaptarte sistemáticamente y seguir siendo relevante para el mercado.

La bibliografía sobre las escuelas de administración constata la relevancia que toma en las organizaciones la productividad laboral. Esta se ve como la forma de lograr que un trabajo se realice con el menor gasto de esfuerzo humano, capital y materiales. En ese sentido, se generan procesos, controles, y métodos que aseguran la máxima productividad. Con ello, los crecimientos y la rentabilidad han avanzado gracias a la velocidad conferida por la estructura, a líderes que toman las decisiones y a planes estratégicos, entre otros.

Los nuevos conceptos y formas de abordaje dan lugar a libros como Administración: tradición y renovación de Omar Aktouf (2001), donde se trata, entre otros temas, el rol del ser humano en las organizaciones, que trasciende sus funciones dentro de la empresa, y cuyo bagaje y experiencia pueden generar aportes mayores. Esto va más allá de procesos, métodos y controles: da lugar a una nueva forma de trabajo que busca una relación de ganancia a través de la “libertad” con el trabajador, con el ser humano a quien se da a conocer el propósito de la organización. El ser humano debe saber qué hacer —y por qué—, para poder brindar a las organizaciones el cómo, en un conjunto activo de creación, permitiendo que el ser humano brille, trascienda y tenga un propósito que de sentido a su crecimiento personal y profesional. 

Aktouf busca que las reglas actuales sean evaluadas para dar paso a nuevas condiciones que permitan flexibilidad, adaptación, diversidad lógica, sentido común, movilización, polivalencias, democratización de la información, autonomía y empoderamiento, principalmente.

Hasta este punto, hemos visto que las necesidades de innovar son claras para las empresas, que tienen el reto de enfrentar a un mundo globalizado, con un consumidor y trabajador diferente y cada vez más exigente.

Entrevista Shift Talks: ecosistemas de innovación y transformación

Hola a todos. Los invito a escuchar una nueva entrevista, en esta ocasión realizada por el equipo de Shift Talks. En esta oportunidad comparto experiencias en el desarrollo de ecosistemas de innovación y transformación. En ella comento la importancia de la innovación como parte de nuestras estrategias de desarrollo con el fin de generar resultados medibles, efectivos y exitosos.

Entrevista con U-planner: transformación digital

Hola a todos. Comparto la entrevista que ofrecí a Juan Pablo Mena (CEO U-planner) acerca de la estrategia de los ecosistemas digitales y la modernización digital dentro de la universidad en la que trabajo, UPC, y las formas que propongo para asegurar la transformación digital de todos los estudiantes. ¡Espero que la disfruten!

Cómo implementar satisfactoriamente un ERP académico – parte I

La gestión del cambio juega un rol fundamental. La investigación previa para construir un modelo exitoso de ERP también es crucial.

Photo by fauxels on Pexels.com

Cualquier empresa e institución necesita automatizar sus procesos para asegurar la continuidad y efectividad de los servicios que ofrecen. Enmarcándonos en el sector educativo, los retos no son menores. Para ellos es primordial sistematizar la oferta académica en todos sus niveles.  

En ese contexto, debe entenderse que la implementación de un sistema ERP no es un cambio tecnológico: se trata de un proyecto estratégico que comprende herramientas tecnológicas con un alto involucramiento de los líderes, que garanticen que sea viable en toda su extensión. 

La gestión del cambio como pilar

Desde mi experiencia, la acertada intervención de la gestión del cambio en la implementación de sistemas de Planificación de Recursos Empresariales (ERP) permite resultados óptimos en la adopción del sistema, ya que promueve que todos los niveles de la organización estén dispuestos al cambio -sin afectar su estructura funcional-, para obtener los beneficios esperados de la implementación. Se trata de buscar un equilibrio entre cambiar el sistema para ajustarse a sus procesos o cambiar sus procesos para adaptarlos al sistema. E ahí la clave. 

Comprar un sistema ERP es una decisión relativamente fácil. Lo complejo surge al momento de la implementación, ya que proyecto se sale de presupuesto, recursos y tiempo. Las organizaciones que tuvieron una implementación efectiva deben el éxito a su filosofía de entender los procesos y simplificarlos para después automatizarlos. El error de aquellas que no obtuvieron buenos resultados fue por empezar a implementar con la automatización, sin antes comprender estos procesos y simplificarlos. 

La mayoría de las organizaciones encuentran dudas sobre cuál será el sistema que se adecúe a sus funciones y la mejor manera de introducir el ERP en su institución. Por ello, resulta importante realizar una investigación para construir un modelo de desarrollo que pueda implementar exitosamente un sistema ERP.

Mis claves para construir el modelo

Primero, hay que definir claramente el alcance, para que todas las partes involucradas tengan establecido este punto antes de iniciar el proyecto y durante la ejecución. Ello, además, evitará adicionar funcionalidades que obedezcan a intereses particulares. Asimismo, el alcance debe contener únicamente requerimientos funcionales y técnicos que requiera la organización. 

En la asignación de los recursos humanos, yo recomiendo considerar a las personas que conocen mejor cada proceso y que tengan habilidades de trabajo en equipo y alta orientación al logro. Es necesario asignar la implementación del proyecto a un proveedor que tenga buena capacidad y experiencia en la ejecución de este tipo de obras. Algunas instituciones caen en el error de asignar al proveedor que conlleve un menor costo económico, olvidándose del riesgo de una mala puesta en marcha y de demoras en su ejecución, lo cual se traducirá en mayores costos.

El éxito de un sistema ERP también depende también de la selección del proveedor del sistema y de los módulos a implementar en la organización. Estos módulos, a pesar de ser desarrollados en base a los mejores estándares en la industria, pueden presentar diferencias frente a los requerimientos de la organización. Esto origina un quiebre que obliga a decidir entre la personalización del sistema, la reingeniería de los procesos del negocio o una combinación de las anteriores. Como consecuencia tenemos a). Una limitación de la relación funcional existente entre las diversas unidades de negocio y b). Un requerimiento el desarrollo de nuevas habilidades y competencias en la organización.

Finalmente, la implementación exitosa de un sistema ERP requiere de una cultura organizacional con un alto grado de participación y concientización de los miembros del equipo. El fortalecimiento de sus actitudes, tanto gerenciales como por parte de los trabajadores, permite la apropiación de la herramienta y que las personas sean menos propensas a resistirse a la introducción de dicha tecnología. Una actitud positiva hacia el cambio es una condición previa para el éxito.